Instalación de Cámaras Ocultas

Montaje de camaras espias camufladas

Stacks Image 794
La colocación de cámaras camufladas es, en muchas ocasiones, la única manera de averiguar y acreditar determinados sucesos.

Por ejemplo, en casos de maltrato doméstico, tanto a menores como a ancianos, por parte de las personas encargadas de su cuidado, es habitual la
instalación de cámaras espía para averiguar que tipo de trato se dispensa a los familiares.

Es también frecuente la
colocación de cámaras ocultas para poder determinar quien es el autor de hurtos en viviendas u oficinas, sobre todo en aquellos casos en los que acusar sin fundamento puede dar lugar a conflictos graves, tanto personales como laborales.

Realizamos la
instalación de cámaras ocultas a medida, sin alterar los elementos ya existentes en viviendas particulares u oficinas.
En muchas agencias de detectives, el montaje de microcamaras se suele limitar a elegir el modelo adecuado de cámara comercial, disponible en el mercado, para colocarla en las dependencias, habitaciones u oficinas que el Cliente solicite.

En
Ochoa Detectives Privados realizamos instalaciones a medida de cámaras camufladas, sin modificar ni alterar el punto de instalación. Ya sea en muebles, puertas, ventadas, techos, o cualquiera de los enseres domésticos o material de oficina disponibles en el lugar donde se ubicará.

Colocación de Cámaras Espía

Stacks Image 787
Dependiendo de los requisitos de la instalación, además de los técnicos, pueden llegar a intervenir personal con conocimientos específicos de carpintería, albañilería, electricidad, pintura o tapizado. El objetivo de nuestro equipo es realizar el montaje de cámaras camufladas, u ocultas, que pasen desapercibidas a los ojos de las personas a quien se está investigando.

Por este motivo,
no utilizamos los elementos convencionales que cualquiera puede reconocer, tales como despertadores con cámaras, relojes, mandos a distancia, llaves de coche, falsos detectores de movimiento, etc… La colocación de cualquier objeto extraño despertaría las sospechas de la persona investigada, y por tanto, cesaría la conducta que queremos demostrar.
La utilización de microcamaras, camaras ocultas o espia por detectives, como parte del proceso de una investigación privada es legal, siempre y cuando la agencia que lo realice cuente con las habilitaciones necesarias para el ejercicio profesional requeridas por el Ministerio del Interior.

El uso de este tipo de cámaras por parte de particulares puede suponer la comisión de un delito