La idea de que no se puede despedir a un empleado de baja está muy arraigada en nuestra sociedad. Sin embargo, no siempre es así.

En España, las relaciones laborales están perfectamente reguladas por diferentes normativas. El objetivo de estas es garantizar las obligaciones y derechos de las partes, empleado y empresa, aportando estabilidad a la relación laboral.

Cuando se puede despedir a un trabajador de baja laboral

Aunque, en general, las leyes en España no contemplan el despido durante los periodos en los que el trajabador se encuentra de baja laboral, hay excepciones a estas normas. La legislación protege a trabajador, asegurándo que por el mero hecho de encontrarse de baja, (incapacidad temporal) no perderá su puesto de trabajo.

Solo cuando se producen determinadas situaciones, se puede despedir a un trabajador de baja laboral. Para que ese despido sea válido, deben darse ciertas circunstancias que deben estar suficientemente justificadas y acreditadas.

Detectives para despido de empleado durante baja laboral

La dificultad que implica para la empresa demostrar la falsedad en los motivos que el empleado requiere, en muchas ocasiones, la contratación de investigadores privados para empresa.

Ochoa Detectives Privados presta sus servicios como detectives privados para bajas laborales, ayudando a la empresa contratante a demostrar y acreditar de forma inequívoca la veracidad de los motivos que originan la incapacidad temporal.

Acreditar baja laboral falsa o fingida

Durante la investigación destinada a demostrar una baja laboral fingida, se llevarán a cabo vigilancias y seguimientos (siempre dentro de la legalidad) que permitirán verificar la veracidad de la incapacidad laboral del empleado.

Podremos, de esta manera, establecer uno de los tres supuestos en los que se puede encontrar el empleado investigado:

  1. El trabajador se encuentra realmente de baja por motivos justificados, ya que se observa que su conducta es acorde a su situación. Por ejemplo, se observan dificultades físicas derivadas del motivo de la baja, o apenas se producen movimientos, lo que indicaría que su salud le impide salir de su vivienda.
  2. Se comprueba que el empleado no tiene las limitaciones que originaron la baja. En este caso, se acreditará que el trabajador no sufre las consecuencias derivadas de la incapacidad laboral. Un ejemplo sería el de un empleado que realiza movimientos incompatibles con las lesiones que dice padecer. En estos caso, se trata de demostrar la baja laboral fraudulenta mediante vigilancias y seguimientos que demuestren esa falsedad.
  3. La persona investigada desarrolla otra actividad de carácter laboral. En muchas ocasiones, el trabjador de baja aprovecha la protección que la ley le brinda para realizar una actividad de tipo laboral en otra empresa, negocio o por cuenta propia. Un ejemplo de este caso sería una persona que trabaja en una empresa de limpiezas y durante su baja trabaja limpiando en viviendas particulares. En esta situación, la empresa, tras investigar una baja laboral falsa, opta por el despido del trabajador, que con frecuencia será declarado procedente si el empleado denuncia ante los tribunales.

Por tanto, aunque en España el empleado goza de una imprescindible protección durante una baja laboral, si esta es falsa o fraudulenta, será posible proceder al despido.

No obstante, la intervención profesional de un detective para despedir a un trabajador de baja laboral es fundamentetal, y debe contar con la experiencia necesaria para acreditar de forma irrefutable los motivos que originan el despido.